8 de marzo. Hablemos de nosotras. Hablemos de mujeres

Mañana 8 de marzo Sevilla con los peques se une al paro feminista. Nos gusta pensar que de esta forma ponemos nuestro granito de arena para apoyar la igualdad.

8 de marzo – Carta abierta de Inmaculada Izquierdo, directora de Sevilla con los peques

 

8 de marzo. Como he leído que ocurre a muchas, mi conciencia feminista se despertó de golpe un día. Hasta ese momento nunca me había planteado si lo era o no y qué cosas podía hacer yo por conseguir una sociedad más igualitaria. Si me paro a pensar, creo que el hecho de gestar y partir hijas aceleró el proceso que ya, imparable, había iniciado por mi cuenta.

De repente, entendí muchas de mis frustraciones y empecé comprender la vida de una forma diferente, cuestionándome cosas que, hasta entonces, había dado por sentado. Sobre todo cambió mi forma de entender a otras mujeres. Y es que estamos cargadas de lastres. Nos educan para juzgarnos, para cuestionarnos y para hacer lo mismo con nuestras compañeras. Cambié mi forma de relacionarme con mujeres. Dejé de juzgarlas y empecé a entenderlas. Me  puse a su lado y de su lado y, de golpe me entendí mucho mejor a mí.

Crecí, sufrí la precariedad laboral y el paro. Supe lo que es buscar trabajo estando embarazada. Saboteé mis propias entrevistas de trabajo porque me horrorizaba estar sin mi bebé tanto tiempo. También acepté trabajos que me impidieron ver a mi hija. Tuve miedo, sentí culpa y me cuestioné duramente como solo solemos hacer las mujeres.

En todo ese tiempo observé a mis amigas, trabajadoras incansables, mujeres increíbles todas y descubrí una palabra hermosa, que se ha convertido en una de mis preferidas del diccionario: sororidad.

Por sororidad se entiende la solidaridad y concordia entre las mujeres. Viene a ser algo así como la fraternidad, tan común entre los hombres, pero con nosotras, en clara desventaja, adquiere un significado mucho más importante. Así, empecé a compartir con mujeres favores y confidencias, a tejer redes de ayuda y descubrí lo necesitadas que estamos de apoyo mutuo y sororidad.

Por supuesto, Sevilla con los peques me enseñó mucho más de nuestra lucha. A través de la web he conocido a cientos de mujeres emprendedoras, trabajadoras, madres, educadoras, cuidadoras… que buscan su sitio y soportan, muchas veces solas, el peso de los hogares. Quise que esta empresa creciera y para ello me rodeé de mujeres. Y entre todas, creamos una empresa feminista en la que prima la conciliación y la confianza, el trabajo en equipo y que yo misma dirijo liberada casi por completo de muchos de los rasgos de liderazgo masculinos que había podido aprender en trabajos anteriores. Todas trabajamos en Sevilla con los peques y, en nuestros hogares, todas somos cuidadoras (algunas de hijos y otras de mayores).

En algún sitio leí que si pasas por la vida sin ciudar a un niño, a un anciano o a un dependiente pasas por la vida sin enterarte de nada. Quizás por ese motivo me gusta mucho trabajar con mujeres que cuidan porque estoy segura de que eso las hace más sabias, más generosas y les da una visión de la vida mucho más interesante. Y me molesta enormemente ese desprecio sistemático a quienes cuidan (mayoritariamente mujeres) y la falta de empatía para ayudar a conciliar los cuidados y la vida laboral.

Este 8 de marzo, como no puede ser de otra manera, Sevilla con los peques se une a este paro feminista. Me gusta pensar que de esta forma ponemos nuestro granito de arena para apoyar la igualdad. Nos lo debemos a nosotras, a las que estuvieron y a las que están por venir. A todas esas mujeres que luchan por lograr lo que es justo. ¡Vamos a por ello!

Suscríbete a nuestra Newsletter y conoce nuestras ofertas y novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*